Aproveche la fiebre del oro comestible con esta receta de 24 quilates

Sorprenda a sus invitados en su próximo evento con estas fresas doradas

Aunque la plata es muy buscada y los diamantes son (de alguna manera) para siempre, en el reino de los metales preciosos y las formaciones geológicas, el oro sigue siendo el rey. Aunque estamos más acostumbrados a ver el oro incrustado en las resplandecientes coronas de "Juego de tronos" o en el pecho de nuestros deportistas olímpicos favoritos, también está ocupando rápidamente un lugar en la cena y el postre, según Steve Evetts, chef ejecutivo de pastelería del New York Marriott Marquis

"Aunque el oro comestible existe desde hace ya un tiempo, está resurgiendo en varias recetas de postres y platos principales", explica. "Sin duda, le da un factor sorpresa adicional a la comida: ayuda a demostrar la riqueza del sabor y la calidad".

Aunque Evetts dice que el oro casi no tiene sabor y no posee valor nutricional, muchos creen que el metal tiene propiedades medicinales, específicamente para el alivio de la artritis. Pero, ¿cuál es el mejor beneficio? A pesar del precio del oro, que aún es elevado, su incorporación es más que asequible (en forma moderada) en recetas para eventos con varios asistentes. 

Esta es una receta con oro para sorprender a los asistentes en su próximo evento:

Esto es lo que necesita:

6 fresas con tallo largo
Chocolate para cobertura (derretido)
6 láminas de pan de oro

Cómo se elabora:

Primero, retire las hojas de los tallos de las fresas. A continuación, corte una pequeña rebanada del extremo en punta de las fresas para colocarlas de forma vertical. Bañe en chocolate todas las fresas hasta el tallo. Luego, colóquelas directamente sobre papel para hornear hasta que se solidifique el chocolate.

Cuando el chocolate esté sólido, envuelva cada fresa en una lámina de pan de oro. Enrolle la lámina hasta que la fresa quede totalmente cubierta. Sirva estas delicias en una bandeja de oro, si es posible. 

Powered By OneLink