5 formas de usar la comida para actividades de formación de equipos

Los retos culinarios, las degustaciones y las actividades benéficas pueden satisfacer el apetito de todos

Se conocen muchas maneras de fortalecer un equipo y aumentar la moral en su gran evento. Pero, olvide las búsquedas del tesoro y las personas que caen para demostrar su confianza en el grupo: hablemos de comida. 

Tanto comiendo juntos como degustando exquisiteces en una competencia amistosa, la experiencia que se genera en torno a la comida crea un vínculo universal. (No olvide preguntar a los invitados sobre sus sensibilidades alimentarias durante la planificación). 

Considere la opción de introducir una de estas cinco ideas en el menú:

Realice su propia guerra de pasteles. No hay nada más dulce que la victoria. Dependiendo del espacio y de su presupuesto, dé a los invitados pasteles sin decorar (o cupcakes, si lo prefiere) y organice una emocionante batalla de decoración. Prepare un arsenal de glaseados, fondant, virutas de chocolate y otras decoraciones comestibles. Para aumentar la emoción, dé a los participantes una temática relacionada con su reunión, mascota o declaración de la misión.

Contrate a un experto en cervezas (o a un sumiller). Si se siente cómodo sirviendo alcohol, puede contratar a un experto en bebidas locales para hacer una sesión de degustación en la que se combine la diversión del alcohol con un poco de destreza mental. De esta forma, los invitados no solo tendrán la oportunidad de probar algo nuevo, sino que aprenderán datos curiosos sobre sus licores favoritos. Además, si las bebidas son de producción local, también podrán conocer a las personas y las instalaciones de la ciudad donde se fabrican. 

Apúntese a una clase de cocina. Claro, todos tenemos nuestras recetas de confianza (y algo aburridas) en casa, pero una clase de cocina creativa puede hacer que los miembros de su equipo expandan sus horizontes (y socialicen mientras preparan los alimentos). Unos instructores profesionales podrán ayudar a los participantes a controlar los aspectos básicos de platos que no solemos preparar en casa: sushi, por ejemplo, o unas tapas para picar. 

 
Ayude a los que pasan hambre. Si la ubicación y el programa de su evento lo permite, traslade a los asistentes a un comedor social o un banco de alimentos durante unas horas. Remangarse para servir comida caliente, ordenar latas de alimentos o entregar cestas de regalos a los necesitados puede ser una fantástica forma de alimentar el alma y ayudar a la comunidad donde se realiza su evento.

Construya una torre de comida. Ponga a prueba los conocimientos de ingeniería de los invitados celebrando un concurso de equipos para ver quién es capaz de construir el “edificio” más alto en un determinado período de tiempo con alimentos secos y frescos, como espagueti seco, malvaviscos, mantequilla de cacahuate, galletas y caramelos de goma. La altura puede ser el factor que determine el ganador, pero también puede premiar la creatividad o el estilo arquitectónico.  

Powered By OneLink