Prácticas recomendadas para las reuniones de pie

Las reuniones de pie están ganado popularidad debido su eficacia y capacidad de motivación. ¿Son adecuadas para usted?

Las reuniones de pie, también llamadas reuniones de Scrum, son una manera fantástica de conseguir que los participantes se levanten de la silla, dejen las pantallas de sus computadoras y hablen con sus compañeros en persona. Son ideales para hablar sobre los avances diarios y sesiones de reuniones informales. La clave está en que las reuniones sean breves. Ninguna reunión de pie debe durar más de 15 minutos.

Puesto que están diseñadas para ser breves, las reuniones de pie deben contar con un propósito claro y una lista de asistentes limitada. Además, disponer de un menor número de participantes permite que todos intervengan durante la reunión e incrementa la concentración. Solicite a los asistentes que sean concisos cuando compartan sus ideas y prepárese para continuar con la reunión si alguien habla en exceso.

¿No está seguro de que una reunión de pie sea adecuada para su propósito? Considere estas razones clave para celebrarla:

  • Responsabilidad: Las reuniones de pie habituales son ideales para determinar puntos de acción y compromisos. Si algo no progresa como debería, se manifestará rápidamente.
  • Comunicación: El formato condensado puede ser un método efectivo para compartir gran cantidad de información pertinente de una sola vez. Cuantos más integrantes del equipo estén al tanto de la situación, ya sea entre ellos o en otros departamentos, mejor podrán contribuir.
  • Soluciones: Dado que los participantes están de pie en lugar de cómodamente sentados en una silla, será menos probable que se pierdan en los detalles o se aparten del tema principal. Esto dará lugar a un intercambio de ideas más ágil y, en última instancia, a un proceso de toma de decisiones más rápido, ya que los participantes desearán terminar para poder sentarse.  
Powered By OneLink