Clever Carly: El arte de saber delegar

Probablemente lo querrá hacer usted todo, pero en ocasiones, esto no es posible

¡Hola, mis increíblemente ocupados planificadores!

Con otra semana de planificaciones aproximándose, ha llegado el momento de prepararse para la interminable lista de cosas que hacer la próxima semana. Viendo mi agenda, está claro que la próxima semana será muy ajetreada y creo que ustedes estarán en una situación similar: no solo hay mucho que hacer, sino que, además, sus responsabilidades son complejas, por lo que completar su lista de tareas pendientes le puede llevar más tiempo, más quebraderos de cabeza y más energía de lo que es capaz de soportar. No estoy diciendo que no sea capaz de hacerlo (¡nunca diría tal cosa!), solo digo que no es siempre posible hacerse cargo de sus responsabilidades solo. 

Aquí, les cuento un pequeño secreto que muchas personas del mundo de la planificación no son capaces de admitir: aunque lo intentemos con todas nuestras fuerzas, no lo podemos hacer todo; lo que significa que saber delegar es algo esencial. 

Seguro que le gusta y quiere llevar a cabo todo lo que hay en su lista de cosas por hacer, pero eso no es siempre realista. Aunque soltar el control de algunos proyectos puede ser un músculo difícil de ejercitar, el saber delegar es una capacidad que debe ir practicando. Este es el motivo:

Le ayudará a crear un equipo en el que pueda confiar

Para llevar a cabo un evento fantástico se necesitan muchas personas y cada miembro del equipo quiere tener un papel en el éxito de la reunión. Darles a los miembros de su equipo la oportunidad de colaborar no solo le permite compartir su éxito en vez de quedarse usted solo con todo el reconocimiento, sino que también les brinda a sus compañeros la oportunidad de aprender. Se sentirán motivados y, a medida que tengan más experiencia, usted confiará más en ellos, lo que también hará que ellos confíen más en usted y conseguirá dirigir un equipo más sano y feliz. Por este motivo, cuando llegue el momento de delegar tareas en el futuro, usted estará seguro de que su equipo puede realizar todo el trabajo muy bien.

Solo recuerde que los miembros de su equipo no son usted. Es posible que aborden las tareas de forma diferente, pero esto no quiere decir que no lleven el propósito del evento en su corazón. Abra su mente, bríndeles el espacio y la libertad que necesitan para trabajar, y ofrézcales comentarios cuando sea necesario. 

Estará menos estresado

En general, trabajar puede ser muy estresante; el 61 por ciento de los estadounidenses lo afirma, por lo que encargarse de más trabajo del que le corresponde puede ser perjudicial para su salud. (¿Quiere aumentar el riesgo de sufrir enfermedades coronarias? Supongo que no). Es muy posible que cuando se sienta agobiado, su equipo se sienta igual. 

Sí, el yoga y la meditación le pueden ayudar a gestionar el estrés, pero ¿por qué no eliminar completamente alguno de los causantes de su estrés? Converse abiertamente con su equipo sobre qué falta por hacer y, después, delegue las tareas según corresponda. Si le ayudan a deshacerse de algunas responsabilidades, tendrá una carga de trabajo más manejable y podrá disfrutar de un poco de tiempo libre para reponer energías y cuidar su salud.

Le hará un mejor líder

Muchos líderes quieren dirigir y estar involucrados en todos los aspectos de cada proyecto. Sin embargo, la mayoría de las veces el resultado es que los miembros del equipo se sienten menospreciados por sus gerentes y pierden su inspiración. Como líder, una de las cosas más importantes que puede hacer es enseñarles a las personas que le rodean cómo pensar y actuar en su ausencia, y esto solo puede conseguirlo si sabe delegar. Si delega tareas que no requieren de su atención, aprenderá a trabajar, gestionar y comunicarse con otras personas de forma más efectiva y, volviendo al punto anterior, también hará que los miembros de su equipo sean mejores.

Sus eventos mejorarán

Afrontemos lo que no queremos aceptar: ninguna reunión es perfecta. Como ocurre con todo, siempre hay cosas que se podrían mejorar. Sin embargo, puede ser complicado llevar al siguiente nivel sus capacidades de planificación si se está ahogando en responsabilidades o si está demasiado cerca del proyecto. Delegar tareas le brinda la oportunidad de dar un paso atrás y observar su evento desde otra perspectiva. Hay menos posibilidades de que se consuma y se atasque con un elemento de su lista. En lugar de que ocurra esto, podrá hacer que el evento siga en movimiento.

Al delegar algunas de sus responsabilidades también conseguirá más tiempo para relacionarse con los proveedores, los patrocinadores y los asistentes. Esto le ayudará a consolidar su relación con cada uno de ellos para que, cuando llegue el próximo evento, ya sepa exactamente qué proveedores y patrocinadores son los más adecuados para ciertos tipos de reuniones y a qué tipo de público se debe dirigir.

Muchos planificadores son muy perfeccionistas, por lo que es normal que no consigan compartir algunas de las responsabilidades de la planificación de eventos. De hecho, delegar no es nada fácil, pero es una capacidad que puede ayudarle a elevar su evento y su carrera al siguiente nivel. Después de todo, si yo no hubiese delegado, no tendría tiempo para escribir esto, ¿verdad?

Hasta la próxima,
Clever Carly

Powered By OneLink