Clever Carly: Crear una experiencia de llevar cultura a la mesa

Carly se sienta con el chef Brad Nelson en Marriott para conocer todos los detalles

¡Hola, planificadores! Les saluda Carly.

Los humanos tenemos una serie de características que nos diferencian de nuestros pares mamíferos. Sin embargo, el hecho de que veamos la comida como una intensa experiencia sensorial, en lugar de considerarla una simple fuente de energía, podría ser la más significativa. Como planificador de eventos que, seguramente, pasa horas planeando el menú de una reunión, es posible que ya se haya percatado de esto. Aunque presentar la comida de una forma original es un método infalible para dejar impresionados a los asistentes, si quiere motivarlos de verdad, tendrá que convertir el menú en una historia; una en la que la cultura de la comunidad local se funda con la experiencia única de cada chef.    

Me he sentado con el chef Brad Nelson, vicepresidente gastronómico y chef ejecutivo internacional de Marriott International, para hablar sobre este concepto de “llevar cultura a la mesa” y sobre cómo los planificadores lo pueden incorporar en la programación de sus reuniones. 

Primero lo primero. ¿Qué significa exactamente el término “llevar cultura a la mesa”? 

“Los invitados esperan que la experiencia gastronómica que se ofrece refleje la cultura local. Al elaborar un menú de llevar cultura a la mesa, estará incorporando a la reunión los ingredientes y sabores más importantes de la zona”.

¡Está muy claro! En el caso que un planificador desee incorporar el sabor o la cultura local en su propuesta culinaria, ¿cuáles son los aspectos más importantes que deberá tener en cuenta? 

“No existe una fórmula establecida, pero la idea consiste en animar a los asistentes a vivir una nueva idea o un tema que encaje en un contexto auténtico y genuino. No se puede organizar una cena temática sin tener ningún tipo de conexión personal con esa temática”.

Entonces, parece que el objetivo es no caer en los estereotipos. 

“Exacto, es imprescindible tener un representante de la cultura que desea exponer, ya que tiene que ser una propuesta realmente auténtica. Por ejemplo, puede ser que algún chef del equipo sea del sur de Italia y que pueda dirigir una estación interactiva en la que se muestre la elaboración de pasta o alguna otra capacidad culinaria”.

Aunque es fundamental tener un vínculo real con una comunidad, ¿cómo influye el factor personal en el concepto de “llevar cultura a la mesa”? 

“Como decía, el elemento central es la autenticidad. En muchas ocasiones, nuestro equipo contrata a artesanos locales para venir a un hotel o una reunión específica y compartir su producto o su filosofía; ya sea un productor de embutidos, un agricultor local o una persona especializada en comida del mar. La persona solo tiene que mostrar cómo los ingredientes que se utilizan cuentan su historia particular”. 

¿Podría compartir con nosotros algunos ejemplos relevantes de hoteles que cuenten historias únicas a través de su menú?

“¡Por supuesto, hay muchos! Hemos aprovechado los talentos de una tienda de cerámica local en Charlotte, Carolina del Norte, llamada Haand. Esta empresa diseña piezas modernas de alta calidad que nosotros expusimos (junto con la historia de la empresa) en nuestro Charlotte Innovation Center. ¡En el Chicago Marriott Downtown Magnificent Mile hay panales de abejas de verdad en la azotea! Nuestro JW Marriott in Venice está ubicado en la recóndita isla de las Rosas, la isla más nueva de la laguna veneciana. Allí encontrará una escuela de cocina muy especial, donde al chef le apasiona dar clases personalizadas. Y el JW Marriott in San Antonio mantiene relaciones comerciales con las granjas y ranchos de la zona, donde se abastece de frutas, verduras y productos cárnicos. Pero incluso los hoteles que no tienen sus islas privadas o paneles de abejas, deben tener en cuenta el objetivo principal: mantener el menú tan auténtico, legítimo y puro como sea posible. 

Seguramente, ofrecer un menú de reuniones “real” y “genuino” es más fácil de decir que de hacer. ¿Tiene algún consejo de aplicación práctica para los planificadores? 

“Siéntese con su equipo y con el equipo culinario para intentar crear una experiencia única que incluya diferentes perspectivas. Párese a pensar: ¿hay algo de lo que se sienta verdaderamente orgulloso? No justifique sus actos solamente con números. Para crear algo auténtico, debe existir una interacción personal con el equipo culinario. Lo más importante es que haya una historia, una causa o un propósito detrás de su menú. De esa manera, los asistentes desean sentir que forman parte de algo real”.

 

Powered By OneLink