Clever Carly: cómo ser la persona más graciosa de su evento

Mis magníficos planificadores: Se abre el telón,

aparece...

...el humor forzado, eso es lo que aparece.

Seguramente todos conocen bien la situación: el orador principal de una importante conferencia o incluso una persona en un grupo de contactos abre el diálogo con un chiste del tipo “se abre el telón” o “un hombre entra en un bar” y, al terminar, se escucha solamente una risa apagada (normalmente falsa) o, en el peor de los casos, el canto de los grillos. Para ser sinceros, el admirable uso del llamado timing (el uso adecuado del ritmo, la velocidad y las pausas) humorístico de los grandes Eddie Murphy, Jerry Seinfeld y Ellen DeGeneres es una mezcla de talento innato y años de práctica. Esto es una mala noticia para los que podrían carecer de la habilidad de contar chistes inesperados de forma espontánea: un artículo de NBC News descubrió que los empleados y líderes con un sentido del humor más desarrollado son mejores a la hora de construir relaciones de amistad con sus compañeros. Además, esa habilidad para provocar risas puede hacer que tenga más éxito. Un estudio del periódico Organizational Behavior and Human Decision Processes (Comportamiento Organizativo y Procesos de Decisión Humanos) indicó que el sarcasmo (un elemento muy importante del humor) está directamente relacionado con la creatividad de una persona en el lugar de trabajo.

Convertirse en humoristas con un timing impecable seguramente no es posible para la mayoría, pero puede llegar a ser gracioso (incluso si no es muy simpático) a la hora de hablar ante un grupo grande o hacer contactos en su próximo evento. Le enseñaré cómo conseguirlo:

Conviértase en un estudiante de comedia

¿Quiere ser mejor escritor? Lea más (como bien nos aconsejó Stephen King). ¿Quiere ser mejor cocinero? Coma alimentos más variados. ¿Quiere ser más gracioso? Encuentre la gracia y estúdiela. Como indica un artículo de Psychology Today, estudiar el humor (lo que incluye ver montones de películas cómicas e ir a clubes de comedia locales para inspirarse) es el punto de partida ideal para refinar su propio sentido del humor. Puntos adicionales: es bueno para su salud. Como destaca el artículo, ver películas de comedia se relaciona con mejor salud cardíaca y un fortalecimiento del sistema inmunitario.

Identifique la parte más importante de su chiste

Una vez haya estudiado meticulosamente el estilo, la representación y el timing de sus humoristas favoritos, su mejor apuesta (al menos por ahora) será escoger un solo chiste y limitarse a él. El contenido de su chiste personal puede ser de cualquier tipo: pequeños aspectos que encuentra desafiantes en su trabajo, atisbos de su vida personal o algo que le haya ocurrido esta semana de camino al trabajo. Sin embargo, como nos cuenta NBC News, la parte más importante es conocer exactamente el punto culminante, es decir, el momento en que su historia da un giro completo. Intente utilizar un ejemplo de una película cómica famosa donde el elemento sorpresa provoque risas (por ejemplo, los tres personajes principales que encuentran a Mike Tyson haciendo danza interpretativa en su mansión en la película The Hangover (¿Qué pasó ayer? en Latinoamérica y Resacón en Las Vegas en España), o el momento en que el personaje de Robin Williams se pone en la cara la crema del pastel para disimular sus facciones masculinas ante la trabajadora social que lo visita, en la película Mrs. Doubtfire (Papá por siempre en Latinoamérica y Señora Doubtfire, papá de por vida en España)). ¿En qué momento de su historia las cosas se echaron a perder de una forma increíblemente divertida?

Sin embargo, el artículo de NBC News también indica que su historia deberá tener algo en común con usted y su audiencia, así que intente tocar temas neutros, tal vez relacionados con el trabajo en un evento empresarial o de negocios, y no toque temas delicados o conflictivos. En un evento nocturno para Celebrar podría lanzarse con algo más atrevido.

La práctica hace al maestro

Como destacó un artículo de Business Insider, una vez haya encontrado el punto culminante de su chiste, practíquelo para que sea perfecto. Escriba su versión favorita y después, intente escribir cinco versiones diferentes; el truco está en no enamorarse de un solo punto de vista o perspectiva. Una vez haya creado esas historias, empiece a practicar el chiste con la familia y los amigos, o con aquellas personas que sabe que le darán su opinión más sincera.

¡Esto es todo, amigos! Vuelva a echar un vistazo en dos semanas para obtener más consejos útiles. Pueden encontrarme en meetingsimagined.com, además de en Facebook y Twitter. ¡Mientras tanto, les deseo una feliz planificación llena de carcajadas!

Su gurú del humor,
Clever Carly

 

Powered By OneLink