Clever Carly: Objetivos para la gestión del tiempo en 2019

Evite salirse del programa y estresarse con estas prácticas de planificación

¡Hola, mis queridos planificadores!

A medida que se acerca 2019, pienso en qué podría haber sido mejor en 2018. Mirando en retrospectiva tanto los logros como los desafíos que he afrontado el año pasado, hay algo en particular que llama la atención: la administración del tiempo. Con una agenda apretada y una lista de tareas interminable, los planificadores tienen demasiado trabajo sobre sus mesas y, en ocasiones, muy poco tiempo para realizarlo. Y eso es completamente normal. Sin embargo, las malas habilidades para administrar el tiempo pueden causar caos y pánico en las reuniones, lo que también es algo que se puede evitar por completo. 

No digo que se deba cambiar todo el proceso de planificación por uno nuevo que le pueda añadir horas al día de una forma mágica (es imposible, ya lo he intentado). En vez de eso, estoy pensando en formas de modificar mi programa actual para crear más tiempo para mí, tanto en el ámbito profesional como en el personal, sin tener que retrasar las manecillas del reloj. 

A continuación expongo los pequeños objetivos que me propongo para 2019 para estirar cada segundo: ¿quiere acompañarme en este viaje?

1. Deje de establecer expectativas poco realistas.

La verdad es que, por mucho que hagamos los planificadores, el día solamente tiene 24 horas, lo que significa que debemos ser sinceros con nosotros mismos sobre lo que somos capaces de hacer de manera realista en un cierto período de tiempo. Por este motivo, a veces podrá tachar solo dos elementos de su lista de tareas y otras veces, 10. En ninguna hay nada de malo, pero el programa del evento debe adaptarse a ambas situaciones.  

2. Delegue más.

Aunque pongamos todos nuestros esfuerzos en cuidar cada elemento del proyecto, solo con fines de control de calidad, simplemente no es posible (ni tampoco recomendable), por no hablar de las consecuencias que puede tener para la salud el exceso de estrés. ¡Recuerde que la planificación de reuniones es uno de los cinco trabajos más estresantes de 2018! Para tener algo de tiempo libre y eliminar el estrés, es importante que se rodee de un equipo de confianza en el que pueda delegar tareas, sobre todo cuando trabaja con plazos de tiempo demasiado justos. 

3. Déjese de procrastinar.

Si "Lo haré más tarde" fue su eslogan en 2018, practiquemos diciendo la siguiente oración en voz alta: "Ahora mismo me encargo". Dejar los detalles de las reuniones para las horas justo antes de que empiece el evento puede tener graves consecuencias (poca afluencia de personas, instalaciones reservadas y proveedores ocupados, entre otros problemas de última hora). Si usted es una de esas personas que lo deja todo para después, intente romper su lista de tareas pendientes en trocitos pequeños y establecer registros semanales con su equipo para que todos sean responsables.

4. Aprenda a decir que no.

Como ya sabe, los planificadores son personas muy ocupadas, y aunque quiera aceptar todos los proyectos que se cruzan en su camino, decir "sí" a todas las propuestas puede hacer que el equilibrio entre las tareas y el tiempo sea imposible de manejar. Volviendo al punto número 1, es importante que sea consciente de sus fortalezas y razonable con usted mismo. Si está demasiado ocupado como para aceptar un nuevo proyecto, está bien decir "no" y esperar a que su agenda se libere para asumir un nuevo reto. 

Teniendo en cuenta todo esto, creo que seguiré mis propios consejos y dejaré de escribir para intentar ceñirme a mi lista de tareas personal. Nunca es demasiado pronto para empezar con sus objetivos, ¿verdad?

Hasta pronto, amigos.

Les deseo unas buenas planificaciones,
Clever Carly
 

Powered By OneLink