Destino: París

De todas las ciudades románticas europeas, París es, posiblemente, la más cautivadora. Ya sea a través de la literatura, el cine, el arte o la música, una infinidad de personas (desde Claude Monet hasta Coco Chanel o Ernest Hemingway) han sido cautivadas por las calles adoquinadas y la majestuosa arquitectura de la ciudad.

Aunque estamos seguros de que llevaría a sus asistentes a pasar la tarde a París sin pensarlo, normalmente este tipo de viajes no se ajustan a su presupuesto. Sin embargo, no hay razón por la que no pueda traer a su evento la magia de la Ciudad de la Luz. Nos hemos inspirado en el Paris Marriott Champs Elysees Hotel, el Renaissance Paris Arc de Triomphe Hotel y el Paris Marriott Rive Gauche Hotel & Conference Center para ofrecerle una lista con nuestros cuatro consejos favoritos para conseguirlo.

Bebidas burbujeantes

Si hay una comida o bebida con la que los franceses se muestren tremendamente serios (y bastante protectores) es su burbujeante champán, que es técnicamente el único champán verdadero, ya que procede de la región de Champagne (en las afueras de París). Es más, esta bebida alcohólica es sinónimo de celebración y lujo, a pesar de que se originó en el siglo XV a partir de un vino que, supuestamente, se había estropeado. Un artículo de Forbes citó el AR Lenoble Jordan Cuvée NV, el Ayala Brut Majeur y el Henriot Blanc de Blancs como tres de sus favoritos.

Quesos artesanales

Como el champán, es difícil no relacionar el queso (el compañero perfecto de cualquier baguete) con la comida de París, como podemos ver en esta selección del Renaissance Paris Arc de Triomphe Hotel. Y aunque es muy posible que los asistentes conozcan muy bien los sabores de los quesos franceses más populares, como el brie o el roquefort, puede ofrecerles bandejas de muestras misteriosas con quesos menos conocidos, como el cremoso queso de cabra rocamadour, elaborado en un pueblo del mismo nombre, cuya producción data de la Edad Media. El adorable queso neufchâtel con forma de corazón (no el queso cremoso) es otra divertida variedad que data del siglo X y es perfecto para un evento celebrado el día de San Valentín. Las jóvenes francesas le dieron a este queso la forma de corazón para entregárselo a los soldados invasores ingleses como muestra de amor durante la Guerra de los Cien Años.

La tradicional crème brûlée

Aunque las leyendas sobre su origen cambian dependiendo del país europeo al que le pregunten (tanto Inglaterra como España afirman que ya tenían su versión antes que los franceses), no existe duda de que la sabrosa y sencilla crème brûlée (una crema cubierta por una fina capa crujiente de caramelo) es la forma más tradicional de terminar una comida en París. Este postre es bastante intenso, por lo que podrá inspirarse en el Paris Marriott Champs Elysees y elaborarlo en pequeño, que hará que su paladar lo disfrute mucho más.

Ambiente de café clásico

Aunque la prohibición de fumar y los cambios sociales han hecho que de alguna forma descienda la popularidad de los cafés tradicionales, no se puede negar que tomar un expreso mientras ve a la gente pasar por las abarrotadas calles adoquinadas es uno de los mayores encantos de París. Para crear su evento de temática parisina, puede inspirarse en algunos de los lugares más famosos, como por ejemplo el Café des 2 Moulins, un local estilo vintage decorado en suaves tonos rojizos que, según The Guardian, es uno de los mejores de la ciudad y, además, apareció en la película de Amélie. Transporte a los asistentes al famoso parque de Belleville disponiendo su café de forma similar a La Mer à Boire, que ofrece vista al clásico parque. Este café sirve de galería para dibujantes, además de brindar una vista estelar (que su equipo puede recrear a través de proyecciones de video o imágenes, tal y como se muestra en la foto superior del Paris Marriott Rive Gauche Hotel & Conference Center). Considere también la opción de contratar a un artista local para ambientar su evento.

Locos por los macarrones

Igual que con la crème brûlée, los dulces y coloridos macarrones franceses pequeños son una opción segura para que los huéspedes se coman durante su fiesta de temática parisina. Dejando de lado la temática francesa, estas pastas son una oportunidad perfecta para hacer publicidad, ya que las puede adornar con su logo.

Aunque existen infinitas formas de incorporar la magia de París a su próximo evento temático, si su presupuesto se lo permite, el Paris Marriott Rive Gauche Hotel & Conference Center es un lugar ideal para celebrarlo, ya que cuenta con 55 salas de reuniones y 40 salas de reuniones informales, y tiene capacidad para recibir a 2.000 personas en su espacio para eventos más grande. Otra opción es el Paris Marriott Champs Elysees Hotel, que cuenta con más de 900 metros cuadrados de espacio para reuniones y nueve salas de reuniones especializadas. Además, ubica a los asistentes directamente en el famoso bulevar. Póngase en contacto con los hoteles para obtener más información.

Powered By OneLink