Cómo mantener la calma (incluso cuando todo se descontrola)

Mantenga la calma y siga planificando

Los planificadores de eventos solemos ser los primeros en decir que nos encanta nuestro trabajo. ¿En qué otra profesión se socializa, se organiza fiestas, se es creativo y se marca la diferencia en las comunidades? 

Pero a pesar de tener días de trabajo que son demasiado buenos para ser ciertos, muchos otros están llenos de retos. Tanto si tiene una multitud difícil de complacer, como si los asistentes se pierden por el camino o cualquier otra cosa no va bien, su productividad (y reputación) puede verse muy afectada si no es capaz de controlar sus emociones.

Aunque un poco de estrés siempre es inevitable (y hasta saludable), existen formas de calmarse durante y después de un evento particularmente ajetreado. Desde respiraciones profundas hasta reflexiones profundas, aquí van cinco consejos. 

1. Siga las instrucciones de su clase de yoga

Aunque pedirle a alguien que se calme y tome una respiración profunda puede ser una de las formas más fáciles de hacer que se irrite todavía más, la ciencia afirma que esta técnica tiene sus beneficios, al menos cuando la realiza uno mismo.  

Los estudios demuestran que poner la atención en la respiración puede ayudarnos a disminuir los niveles de estrés tanto en el momento del conflicto como después. Solo tiene que encontrar un lugar donde pueda relajarse (el baño está bien si no tiene privacidad en ningún otro sitio) y empezar a respirar lentamente tomando aire por su nariz, expandiendo su abdomen y exhalando suavemente por su boca. Con solo unos minutos, notará los resultados; pero si practica esta respiración de 10 a 20 minutos cada día, observará que se siente mucho más concentrado a largo plazo.

2. Desahóguese con alguien de su confianza y que todo quede entre ustedes

Si sus niveles de estrés están a punto de llevarlo al ataque de nervios, apártese de la situación que le causa este nerviosismo, vaya a un lugar privado y desahóguese con alguien cercano a usted (mejor que sea alguien como su madre y no sus compañeros o su jefe). Una vez haya expresado verbalmente todas esas emociones, libérese de ellas y déjelas ir. 

3. Intente no pasarse con la cafeína  

Cuando las cosas se están saliendo de control, muchos de nosotros nos sentimos atraídos por una aparentemente todopoderosa taza de café que nos aporta más energía. Pero si todavía le queda mucho por hacer, tener demasiada cafeína en su sistema puede producir el efecto contrario al que desea. 

La Clínica Mayo afirma que tras la cuarta taza es muy probable que experimente un mayor nerviosismo, irritabilidad, desasosiego e insomnio. Así que después de tomar algunas tazas de café, intente mantenerse hidratado con agua natural. 

4.  Reflexione tras el evento 

Seguramente haya sido una situación concreta la que provocó que se incrementaran sus niveles de estrés. Sin embargo, existen formas de apaciguar sus emociones en el futuro si se toma un momento tranquilo y relajado reflexionando después de un evento. 

Según un artículo reciente de la revista Harvard Business Review, las emociones están conectadas con nuestros valores más profundos. Si alguna vez las emociones pudieron con usted cuando se le encargaron muchas tareas y le dio miedo hacerlo mal, es probable que usted esté profundamente comprometido con su trabajo, lo cual es algo muy positivo. Pero no olvide detenerse por un momento y ver su trabajo como un componente más de su vida, no como algo que la dirige completamente.   

5. Cuelgue el teléfono

Todos sabemos cuánto tiempo malgastamos mirando nuestro correo electrónico o las redes sociales en nuestros teléfonos inteligentes. Además, esta práctica puede tener efectos negativos también para nuestra salud mental. La ciencia ha demostrado que el uso prolongado de nuestro teléfono móvil está directamente vinculado con la ansiedad y la depresión. 

Aunque ojear su teléfono parezca ser una buena forma de relajarse entre sus reuniones, tras un largo día haciendo contactos y dando órdenes, considere cambiar su teléfono por un libro o, simplemente, un momento para meditar.  

Powered By OneLink