Cómo hacer que sus asistentes retengan lo que aprenden

Utilice estas técnicas de retención en reuniones para Formarse en las que se transmite un gran volumen de información

Si las comparamos con, digamos, un evento para Celebrar o Conectar, las reuniones para Formarse deben ser las que menos les gustan a muchos de sus asistentes, y por una buena razón. Ver una presentación durante horas mientras toma apuntes intensamente, hace que se despierten recuerdos de las clases. ("Ojalá llegue pronto la hora de comer..."). En la época de la escuela hasta se podía echar una siesta en medio de clase; sin embargo, en nuestras intensas vidas de adultos, retener la información puede ser vital para llevar a cabo un trabajo importante. 

En los casos en que el contenido que se explica es muy poco interesante, ¿cómo se asegura de que sus asistentes están prestando atención y reteniendo la información de una presentación? Aquí le ofrecemos tres métodos efectivos para asegurarse de que sus asistentes aprendan con su presentación. 

Pruebe un método que ha estado circulando durante siglos

Aunque las herramientas para presentar la información en una reunión han cambiado sustancialmente durante el transcurso de la historia (por ejemplo, compare leer un texto en voz alta a la luz de las velas con ver una proyección en una sala oscura), el reto que supone retener la información sigue siendo prácticamente el mismo. Sin embargo, al igual que la utilización de ingredientes naturales como huevos, miel y aguacate para los rituales de belleza, algunas técnicas centenarias de desarrollo personal siguen siendo útiles hoy en día. 

Según el primer texto que trata el tema de la memorización, Rhetorica ad Herennium (obra escrita alrededor del año 80 a. C.), cuando las ideas se asocian con objetos, son mucho más fáciles de recordar. Además, el New York Times afirma que esta es una técnica que sigue siendo tan efectiva hoy en día como lo era hace cientos de años. 

El antiguo texto explica que cuando una idea está relacionada con un acontecimiento memorable, es mucho más fácil de recordar; lo que significa que es esencial vincular su reunión con imágenes. Si está familiarizando a los asistentes con un determinado producto, puede reservar tiempo para visitar la planta de producción del producto u organizar una demostración práctica de cómo se fabrica. En cambio, si simplemente quiere dejar clara una idea o razonamiento a sus asistentes, busque formas de vincular directamente esas ideas con imágenes, como un dibujo animado famoso, un gráfico o alguna anécdota visual. 

Modifique las tablas de enseñanza

Según un estudio del NTL Institute for Applied Behavioral Science, en muchas ocasiones, para retener mejor la información no es necesario ser mejor estudiante, sino que hay que convertirse en maestro. 

La investigación dice que el 90 por ciento de las personas retienen mejor la información cuando se la transmiten a alguien justo después de haberla aprendido. Esto ocurre porque cuando se enseña, es más fácil cometer errores con respecto a la información nueva. Sin embargo, cuando uno se da cuenta de esos errores rápidamente, su cerebro tiene más probabilidades de concentrarse para corregir su error y retener la información correcta en el futuro.  

Para aplicar esto en sus reuniones, separe a los asistentes en grupos pequeños después de una presentación y pídales que recuerden el contenido que se les transmitió, haciéndose unos a otros pequeños exámenes o realizando un debate grupal. Adoptar autoridad sobre el mensaje, en lugar de ser simples receptores del mismo, les ayudará a mejorar su capacidad de retención. 

Entre en el juego

Muchos de nosotros tenemos recuerdos relacionados con los juegos de la escuela, ya sea el videojuego de computadora Oregon Trail, los juegos de bloques para contar o las canciones de Plaza/Barrio Sésamo. Décadas después, esta misma lógica se aplica a los adultos. 

Como destacó un artículo de Forbes, jugar en el trabajo puede mejorar el aprendizaje y la motivación. Existen dos enfoques diferentes para los juegos basados en aprendizaje: ludificación y jugabilidad. Aunque ambos enfoques son herramientas eficientes para asegurarse de que los asistentes digieren adecuadamente la información, sus propuestas son muy diferentes. 

La ludificación se basa en un sistema de recompensas para motivar la retención de los conocimientos adquiridos. En sus reuniones, puede incentivar a los asistentes a que presten atención con un examen después de la reunión y una entrega de premios (como tarjetas de regalo o sesiones de spa). La jugabilidad, sin embargo, se basa menos en los incentivos y más en el compromiso, sacando partido a historias, personajes y elementos interactivos. Por ejemplo, si desea diseñar un nuevo módulo de formación para los asistentes, puede aprovechar la tecnología de realidad virtual que permite a los individuos digerir e interactuar con los contenidos casi inmediatamente. 

 

Powered By OneLink