Cómo crear una decoración minimalista

Haga que los diseños sencillos llamen la atención siguiendo estos tres principios

Es muy fácil entusiasmarse con la decoración: centros de mesa extravagantes, grandes ramos de flores, luces, proyecciones, alfombras rojas... y tantas cosas más. Sin embargo, para algunos clientes y en determinados eventos, una decoración demasiado elaborada puede restarle importancia al propósito de la reunión, por lo que una decoración minimalista sería más adecuada.

El minimalismo no solo consiste en deshacerse del desorden. También se trata de lo que esta tendencia le aporta al evento: enfoque y claridad. Los invitados no se pierden entre tantos detalles y pueden concentrarse completamente en el propósito de la reunión cuando se sumergen en un estado minimalista.

Aquí le dejamos algunos principios básicos para organizar un evento minimalista en el que se eliminan todos los obstáculos:

Funcionalidad sobre lujo

En el diseño minimalista, la funcionalidad lo domina todo. Esto significa que si un elemento no tiene un propósito (o solamente sirve para decorar), no debería estar en su reunión. Por este motivo, tiene que comprender muy bien qué es necesario para que su reunión tenga éxito. Quítele todas las capas a su reunión hasta llegar al mismo centro y decida qué es completamente necesario para que el evento funcione. Piense también en la función que tienen todos los elementos físicos de su evento y piense cómo puede darle varios usos a cada uno de ellos para alcanzar los objetivos de su reunión. Una vez haya comprendido estos principios básicos, puede empezar a construir desde ahí. 

Por ejemplo, digamos que va a celebrar un evento para conectar y hacer contactos. Como sabe que tiene que reunir a los invitados para que hablen y conecten entre sí de una forma natural, ha decidido realizar una Hora Feliz con aperitivos y cócteles especiales. Para decorar el espacio, piense en lo que es esencial para que funcione: comida y bebida. Entonces, en lugar de los grandes centros de mesa decorativos, puede colocar estos elementos de una forma moderna y elegante para que puedan servir también como decoración. De este modo, se olvida de los voluminosos centros de mesa gigantes y consigue crear un espacio visual interesante que no parezca simple. 

Opte por lo neutro 

Una gama de colores neutra es algo fundamental en el diseño minimalista. Los grises, blancos, negros y beiges son tonos muy característicos, aunque los metálicos como el dorado también se consideran neutros. Para un evento verdaderamente minimalista, elija colores de la misma familia para evitar sobrecargar la experiencia visual.

Como puede ver, el minimalismo tampoco le obliga a renunciar al color. Además, con un toque de colores neutros se puede unificar toda la sala. Como la funcionalidad es el principio más importante del diseño minimalista, puede ponerles color a los elementos que tienen una función determinada (como por ejemplo, las tarjetas con el nombre), en vez de añadir elementos coloridos por todo el espacio solo para aportar más color.

Equilibrio

En ocasiones no se puede eliminar todo lo que sobra en un espacio para reuniones, ya que en algunos eventos se necesita más equipo y suministros de los que se permitirían en una reunión realmente minimalista. Sin embargo, al fin y al cabo el minimalismo consiste en tomar un espacio y crear armonía con las cosas que tiene. Si no consigue retirar elementos que no tienen función alguna, piense cómo debe colocarlos para lograr un equilibrio con los elementos que sí la tienen. Por ejemplo, si en su reunión se necesita un equipo técnico que deja muchos cables visibles, puede esconderlos en cajas decorativas o utilizar flores para camuflarlos. Puede que así se introduzcan más cosas en el espacio, pero si consigue que estos elementos sean neutros, puede crear igualmente un diseño minimalista.

Powered By OneLink