Mi mejor momento de la reunión, por Graziela Bittencourt, London Marriott Hotel Grosvenor Square

Mi desafío: encantar a los amantes de la buena comida con un nuevo estilo de productos directamente de la granja a la mesa

Objetivo: Amantes de la buena comida maravillados en los Óscar de la horticultura

Los Premios Garden Media Guild se consideran los Óscar de la horticultura; están destinados a editores, conductores, periodistas, autores y fotógrafos que trabajan en el mercado de los medios de jardinería.

Los clientes nunca habían estado en el hotel, así que les hicimos un recorrido y les presentamos al exclusivo chef ejecutivo Jamie Welch. Él comentó que adora trabajar con la producción local y eso les encantó, porque los asistentes en verdad aprecian saber de dónde provienen los alimentos. No deseaban una ceremonia de entrega de premios normal. De hecho, no nos dijeron exactamente lo que deseaban. Simplemente nos dijeron: "Sorpréndannos".

Así que aquí estaban, cuatro expertos en comida, y nunca antes habían visto algo como esto.

Comida tan local que los clientes se quedaron sin palabras

Sabíamos que la comida era muy importante. Nos reunimos a nivel interno para saber cómo acceder a los productores locales. El chef creó un increíble y sabroso menú y una especie de cóctel llamado "El jardín secreto" para que el cliente probara antes del evento. Además de eso, preparamos una sorpresa extra.

El chef se contactó con todos sus proveedores, aprendió sobre las granjas en las que crecen los cultivos, buscó información en Google Maps e incluyó las distancias entre granja y plato para cada artículo en el menú previo al evento. El queso de Rosary Goats recorrió una distancia de 140 km y las cebollas, 138 km. Así que aquí estaban, cuatro expertos en comida, y nunca habían visto algo como esto. Se quedaron sin palabras.

Tema de jardín encantado

También trabajamos con el cliente para idear una sala distinta y hermosa. Ellos nos facilitaron las plantas y los centros de mesa. Trabajamos con nuestra empresa AV en el lugar, Eclipse Presentations, creamos un escenario confeccionado a la medida con el tema de jardín encantado; incluía plantas, flores y espaldares, destacados por la iluminación verde del escenario.

Había 320 personas para el almuerzo antes de los premios y volvimos a poner las millas entre granja y mesa. El chef creó un postre llamado "Trufas de menta", con centro líquido, con una hoja hecha de azúcar que imitaba el logotipo de la empresa. El cliente estaba encantado, no podría haber estado más feliz.

Rienda suelta a la creatividad

En 10 años de eventos, nunca tuve otro cliente que me dijera: "Sorpréndanme". Generalmente, los clientes saben lo que quieren o tienen algunas ideas que quieren hacer realidad. Piense en una boda: la novia sabe exactamente cómo desea que sea su boda. Pero en esta ocasión, el cliente nos dio rienda libre para que fuéramos creativos. Involucramos a todos en el hotel para poder crear algo de la nada. Eso es lo que me encanta de la gestión de eventos: reunir todas las piezas distintas para crear un éxito. Fue brillante.

Powered By OneLink