Licores del mundo: Brandi

Los tres cócteles a base de brandi que harán que vuelva a tener en cuenta esta bebida

Pobre brandi, nunca lo han comprendido. El brandi, considerado como una bebida pasada de moda que solo toman las viudas, o una bebida esnob para la que hay que tener un amplio repositorio de conocimientos, o un símbolo de alto nivel en la cultura del hip-hop, es más famoso por lo que representa que por su sabor. ¡Y vaya sabor!, pero ya hablaremos de esto más adelante.

Primero, un poco de historia: para intentar mejorar la eficacia del envío de su producto, los viticultores neerlandeses del siglo XVI comenzaron a retirar el agua de su vino y a concentrarlo para poder transportar más cantidad de una vez, con la idea de recomponerlo en su destino. El líquido resultante, llamado “brandewijn” (que significa literalmente “vino quemado” o “vino destilado”) se almacenaba en barricas de madera, las cuales le proporcionaron diferentes sabores y aromas. Cuando lo probaron, los comerciantes decidieron que el “brandewijn” debería venderse tal cual, en lugar de rehidratarlo como tenían pensado: así es como nace el brandi.

Actualmente, en esta categoría se agrupan los licores a base de fruta, incluidos los que están elaborados a base de uva, así como los brandis incoloros hechos con otras frutas, como el schnapps, el eau-de-vie y el slivovitz. Uno de los brandis más famosos, el coñac, es el máximo exponente de los brandis de uva, muy apreciados por su complejo sabor y aroma. En este momento, seguramente habrá interferido en su mente la frase “todo coñac es brandi, pero no todo brandi es coñac”, ¿verdad? Pues es cierto: para que un brandi pueda llamarse coñac tiene que proceder de la región francesa de Cognac y seguir unas normas de destilación y envejecimiento en barrica muy específicas.

Es fácil ver de dónde provienen algunos de los conceptos erróneos sobre los brandis. Como es concentrado, resulta más dulce que otros licores, por lo que puede parecer una bebida para viejecitas, mientras que los orígenes vinícolas de los brandis de uva hacen que sean propicios para las discusiones casi académicas en los antiguos clubes de caballeros. Además, la frecuente aparición de Hennessy, un popular tipo de coñac, en el ámbito del hip-hop tiene sus orígenes en la decisión que tomó la marca de comercializar esta bebida para afroamericanos después de la II Guerra Mundial. De hecho, Hennessy fue una de las primeras marcas de brandi en poner anuncios con modelos negros en las revistas Jet y Ebony. Esa decisión sigue cosechando sus frutos hoy en día: las palabras Hennessy y coñac aparecen en más de mil canciones de los artistas de hip-hop más famosos.

Los entendidos pueden insistir en que los brandis se deben apreciar puros y que una degustación de esta bebida puede ser una actividad divertida para realizar en su evento; un nuevo tipo de cata que se debe hacer con su copa correspondiente. Sin embargo, el brandi también es una bebida fantástica para darles un toque intenso a los cócteles, como los tres que le mostramos a continuación:

Stinger

Una de las bebidas favoritas de la década de los años 50, incluso para James Bond, que siempre se tomaba un Stinger cuando no tenía en la mano uno de sus famosos martinis agitados. Además de su estilo soberbio, el Stinger es especialmente atractivo para eventos ajetreados, ya que solamente tiene dos ingredientes líquidos y es muy fácil de preparar.

Ingredientes

  • 45 ml de coñac u otro tipo de brandi
  • 15 ml de crema de menta blanca
  • Hielo (opcional)

Instrucciones:

Agite los ingredientes en una coctelera y vierta la mezcla en un vaso bajo. Se puede servir con hielo, si lo desea. Las cantidades indicadas son para un vaso.

Brandy Alexander

Con el clásico Brandy Alexander podrá satisfacer su antojo de dulce sin pasarse de la raya (esto va para los amantes del martini de chocolate) y darle a su evento un toque de dulzura.

Ingredientes

  • 60 ml de coñac u otro tipo de brandi
  • 30 ml de crema de cacao oscura
  • 30 ml de crema espesa
  • Hielo
  • Nuez moscada recién molida

Instrucciones:

Añada el brandi, la crema de cacao y la crema espesa a una coctelera con hielo. Agítelo hasta que esté frío y vierta la mezcla en una copa de cóctel. Agréguele nuez moscada. Las cantidades indicadas son para un vaso.

Champs-Élysées

El Champs-Élysées evoca la increíble sofisticación de esta famosa calle de París, por lo que es un cóctel de brandi ideal para principiantes.

Ingredientes

  • 30 ml de coñac u otro tipo de brandi
  • 15 ml de Chartreuse amarillo
  • 1,5 cl de jugo de limón
  • ½ cucharadita de jarabe de goma
  • Un chorrito de amargo
  • Hielo
  • Piel de limón

Instrucciones:

Añada el brandi, el Chartreuse, el jugo de limón, el sirope simple y el amargo a la coctelera con hielo. Agítelo hasta que esté frío y vierta la mezcla en una copa de cóctel fría. Adórnelo con la piel de limón. Las cantidades indicadas son para un vaso.

Powered By OneLink