Licores del mundo: El schnapps

Endulzar o no endulzar, esa es la cuestión. Y según dónde tome su schnapps, podría ser cualquiera de los dos

Ay, schnapps. Ponga este licor en una carta de cócteles y tendrá unas respuestas muy diferentes: para muchos, la reputación del schnapps como un tipo de aguardiente azucarado y barato, es suficiente para que hasta a los tomadores de cócteles más aventureros huyan sin tomar ni un sorbo.

Sin embargo, este licor no siempre ha sido tan dulce; de hecho, tradicionalmente, el schnapps no debería llevar nada de azúcar.

El schnapps clásico, el término genérico que se utiliza para todos los brandis claros fermentados con fruta, sin añadirles azúcar ni fragancias, es un alcohol incoloro con un ligero sabor afrutado. Se destila tradicionalmente en Alemania, Austria y Suiza, y se puede elaborar con cerezas, albaricoques, ciruelas, peras y manzanas.

Sin embargo, la versión estadounidense es la que le ha dado su mala fama. Aunque el schnapps estadounidense se produce mediante un proceso de destilación similar, la gran diferencia está en el momento de embotellar. En este proceso se le añade azúcar extra al licor y crea un alcohol tipo caramelo que es muy diferente al schnapps tradicional. (El azúcar añadido también va en contra de la definición original de schnapps, lo que ha llevado a algunos destiladores a afirmar que el schnapps estadounidense no es un schnapps de verdad). 

Ahora bien, aunque una bebida superdulce o afrutada puede no ser la preferida de los asistentes, ha llegado el momento de que los planificadores recuperen este versátil licor lleno de historia, y les demuestren a los invitados lo que se puede hacer con él. Pruebe el schnapps de estas cuatro formas: 

Preséntelo de la forma tradicional. Es costumbre servir schnapps después de la cena, a temperatura ambiente y en una copa tulipán de entre 30 ml y 60 ml para disfrutar de todo su sabor. Como se toma poco a poco, puede servirlo como una bebida para relajarse después de la cena durante eventos para Conectar

Ofrézcalo como signo de celebración. El schnapps se ofrecía tradicionalmente como una forma de sellar un acuerdo o un gesto de amistad, así que puede aplicar este mismo acto de cortesía en las reuniones empresariales para Decidir

Póngaselo a un cóctel. Si los planificadores tienen schnapps estadounidense a mano, lo mejor es servirlo en un cóctel en vez de solo. Fuzzy Navel o Sex on the Beach son algunos de los cócteles que gustan a todo el mundo y ambos incluyen un toque de schnapps de melocotón. 

Conviértalo en un postre. Si prefiere tomar su schnapps y comérselo también, olvide el bar y póngaselo directamente al postre. Los dulces, como el crujiente de melocotón o las copas de helado, cubiertos de caramelo líquido con schnapps, serán todo un éxito. 

Powered By OneLink