Licores del mundo: Jerez

Desde dulce hasta seco, este vino fortificado es una exquisitez muy versátil

Durante décadas, el jerez ha tenido un problema de relaciones públicas. 

Algunas personas creen que es un licor, pero no lo es. Se trata de un vino fortificado, envejecido en barricas de madera, a veces durante décadas, y fortificado con un aguardiente neutro para aumentar su contenido de alcohol, que normalmente ronda el 15 por ciento. Otros dicen que el jerez es demasiado dulce, pero este vino cuenta con muchas variaciones, algunas de las cuales son secas. 

Sin embargo, algunos creen que es una bebida anticuada y seria. Lo cierto es que este vino ha estado con nosotros al menos desde el siglo I a. C., cuando el geógrafo griego Estrabón escribió que los fenicios llevaron las primeras viñas a la región española de Jerez (actualmente, el pueblo de Jerez de la Frontera sigue siendo un orgulloso productor de jerez).

Unos siglos después, quizás uno de los mayores impulsores del jerez fue nada menos que el propio Bardo: William Shakespeare era un fan devoto de esta bebida y hace referencia a ella en muchos de sus trabajos. En Palinodia (1619), Pasquil declara que “todas las bebidas se quedan sombrero en mano ante la presencia del jerez”.

Sin embargo, a pesar de su vida pasada, los expertos del sector dicen que los hípsters han abrazado y revivido el jerez en los últimos años, sobre todo en sus variedades artesanas. Y a medida que la bebida llega a su renacimiento, muchas personas se están dando cuenta de su versatilidad, ya que combina bien tanto con postres como con platos principales, ya sea solo o como ingrediente complementario en un cóctel.

A los asistentes que no sepan apreciar el envejecimiento del jerez, puede ofrecerles muestras de las diferentes variedades para mostrarles la versatilidad de colores y sabores de este vino. Aquí tiene algunos tipos de jerez populares que puede incluir en la degustación:

  • Fino: El jerez más seco y claro de todos, el fino, normalmente se elabora con uvas Palomino. Marida especialmente bien con refrigerios salados, como las almendras Marcona y las papas fritas. Su primo cercano es el manzanilla, una variedad de jerez producida y envejecida en el pueblo costero español de Sanlúcar de Barrameda. Marida genial con sushi, pescados y mariscos. Sirva cualquiera de estas variedades bien fría. 

  • Amontillado: Este jerez seco envejecido tiene un tono marrón y sabor a nuez, casi umami. Los amontillados van bien con la paella, las carnes de ave y el queso.

  • Oloroso: Esta variedad puede ser dulce o seca. Los olorosos con cuerpo, ricos y con sabor a nuez maridan bien con platos más fuertes, como los estofados, el chorizo y la carne de caza. 

  • Palo Cortado: El comodín del jerez, el palo cortado, fue creado por accidente en vez de por diseño. Un híbrido de amontillado y oloroso, este vino es ligero y delicado, y combina bien con quesos azules suaves, nueces y comidas asiáticas picantes.

  • Medium/Cream, Pedro Ximénez y Moscatel: Estas son las variedades de jerez más dulces y se deben servir a temperatura ambiente. Combinan especialmente bien con queso azul y postres, sobre todo con helado de vainilla, frutas y chocolate negro.

¿Ya se ha enterado? El 16 de diciembre, Meetings Imagined se convertirá en Marriott Bonvoy Events, una nueva plataforma que brindará inspiración, información y conocimientos prácticos.

Powered By OneLink