Postres veganos adecuados para no veganos

Recetas deliciosas para que no comer lácteos ni huevo sea tarea fácil

Servir un menú de comida que respete todas las dietas no es nada fácil si los invitados tienen diferentes restricciones alimentarias. Sobre todo, el aumento de la demanda de alimentos vegetales puede complicar las cosas en cuanto a los dulces, ya que muchos pasteles, para adquirir el sabor y la textura deseados, tienen algún ingrediente que contiene lácteos o huevo. 

Sin embargo, esto no significa que los postres veganos no estén buenos; además, no tiene que ser vegano para poder disfrutar de ellos. Mencionados por los restauradores como una de las principales tendencias gastronómicas de 2018, los postres veganos son una buena forma de introducir alimentos vegetales en los menús, por no mencionar que los asistentes se sentirán agradecidos por estos dulces sin lácteos ni huevo, ya que son mucho más ligeros.

No tiene que ser un gurú de la comida natural para incorporar postres veganos en su menú. Muchos postres a base de fruta ya son veganos o se pueden hacer veganos con algunas modificaciones sencillas. Los sorbetes, por ejemplo, ya son vegetales, y los bizcochos y crujientes de fruta se pueden hacer veganos simplemente cambiando la mantequilla que se utiliza para hacer la corteza por aceite de coco o por granola. Las bases crujientes para tartaletas se pueden hacer con aceite de coco en vez de con mantequilla; es más, la grasa vegetal es vegana, por lo que será una opción mejor que el aceite de coco en casos en los que obtener una textura hojaldrada o una corteza crujiente es más importante que el sabor. 

Tenemos un par de recetas ideales para las ocasiones en que desea servir un pastel esponjoso o un postre tipo gelatina (que son fáciles de calcular y de preparar con antelación). Aquí tiene dos de nuestras recetas veganas favoritas, adecuadas para todo tipo de aficionados a los dulces:

Pastel de zanahoria con crema de coco

Ingredientes para un pastel de 22 cm.

Pastel:
1 taza de harina para repostería
1 taza de harina multiuso
2 cucharaditas de polvo para hornear
2 cucharaditas de bicarbonato de sodio
2 cucharaditas de canela
2 cucharaditas de cardamomo molido
¼ de taza más 2 cucharadas de aceite de canola
2 cucharadas de aceite de oliva
2/3 de taza de sirope de arce
2/3 de taza de leche de coco
2,5 cm de jengibre fresco rallado
½ cucharadita de sal
2 tazas de zanahoria rallada
1 taza de nueces peladas y picadas
½ taza de dátiles picados
½ taza de coco seco tostado y rallado

Crema de coco:
400 ml de leche de coco entera
½ cucharadita de extracto de vainilla
½ taza de azúcar granulado

Pastel: Caliente el horno a 350 grados. Coloque un círculo de papel para hornear en un molde de 22 cm. Rocíelo con spray antiadherente para cocinar.

En un bol grande, tamice la harina de repostería y la harina multiuso, y mézclelas con el polvo para hornear, el bicarbonato de sodio, la canela y el cardamomo. En otro bol mediano, bata el aceite de canola, el aceite de oliva, el sirope de arce, la leche de coco, el jengibre rallado y la sal hasta emulsionar. Vierta los ingredientes líquidos sobre la mezcla de harinas y bátalos hasta que se mezclen bien, pero evite batirlos en exceso. Luego, añada las zanahorias, nueces, dátiles y coco, y remuévalos hasta conseguir una mezcla uniforme. Después, vierta la mezcla en un molde para pasteles.

Hornéela hasta que se haya formado una corteza visible en la parte superior y haga la prueba del palillo (clávelo en el centro del bizcocho y compruebe que sale limpio o con solo unas migas; entre 25 y 30 minutos, aproximadamente). Luego déjelo enfriar en el molde sobre una rejilla.

Crema de coco: Enfríe la lata de leche de coco sin abrir en el refrigerador durante 8 horas o toda la noche, y no agite ni mueva la lata. La leche de coco se habrá separado y verá una gruesa capa blanca en la parte superior y un líquido similar a la leche en la parte inferior. Abra la lata y quite la crema blanca espesa desechando el líquido lechoso. 

Coloque la crema de coco en un bol de tamaño medio y bátala hasta obtener una textura cremosa (1 minuto aproximadamente). Añada la vainilla. Añada el azúcar granulada en tres partes, mezclando bien después de cada adición. 

Emplatado: Corte el pastel en las porciones deseadas. Con la manga pastelera, decore con rosetas de crema cada pedazo de pastel. Mantenga en el refrigerador las porciones individuales hasta la hora de servir. (La crema de coco se endurece al enfriarse, así que es importante decorar el pastel antes de que la crema se endurezca demasiado. En un momento de apuro, simplemente bata la crema y aplíquela suavemente con una cuchara sobre las rebanadas).


Parfaits de kanten (gelatina vegetal) de frutas con crema de anacardos

Para 12 raciones.

Crema de anacardos:
2 tazas de anacardos tostados sin sal
½ cucharadita de sal
½ taza de miel de agave o sirope de arce
¼ de taza de sirope de arroz
1 cucharadita de extracto de vainilla
1/8 de cucharadita de extracto de almendra
½ taza de agua

Kanten:
¼ de taza de agar-agar en copos
5 tazas de jugo de manzana, divididas
2 cucharaditas de harina de arrurruz
4 tazas de arándanos

Crema de anacardos: Muela los anacardos en el robot de cocina hasta obtener una harina fina. Añada la sal y la miel de agave o sirope de arce, y procéselo durante 30 segundos. Raspe los bordes del bol y añada el sirope de arroz. Luego, procéselo durante 30 segundos. Añada el extracto de vainilla, el extracto de almendra y el agua, y procéselo todo hasta obtener una textura suave, durante aproximadamente 2 minutos. Resérvelo para después.

Kanten: En una cacerola grande, espolvoree los copos de agar-agar sobre 4 tazas de jugo de manzana. Déjelo reposar durante 10 minutos para que el agar-agar se ablande.

En un bol pequeño, disuelva el arrurruz en la taza de jugo de manzana que le queda y resérvelo.

Añada 3 tazas de arándanos a la mezcla de agar-agar. Lleve la mezcla a ebullición a fuego medio-alto. Una vez haya hervido, baje el fuego y deje hervir la mezcla a fuego lento, removiéndola de vez en cuando, hasta que los copos se hayan disuelto por completo. Para comprobar si los copos están disueltos, observe la cuchara que utilizó para remover: si ve pequeñas partículas transparentes en el líquido, siga hirviendo la mezcla a fuego lento. Una vez el agar-agar se haya disuelto completamente, añada la mezcla de arrurruz con zumo y remuévala continuamente. Suba el fuego a medio-alto y siga removiendo. Cuando la mezcla empiece a hervir, retírela del fuego y añádale la taza de arándanos que queda. 

Montaje: Vierta aproximadamente 3 cucharadas soperas de kanten en el fondo de cada uno de los 12 vasos de parfait. Refrigérelos hasta que se compacte, durante aproximadamente 10 minutos, y reserve el resto de kanten en la cacerola a temperatura ambiente. Utilizando una manga pastelera, añada una cucharada sopera de crema de anacardos sobre la mezcla de kanten. Ponga otra capa de kanten sobre la crema de anacardos y métalo en el refrigerador durante unos 10 minutos. Después, cúbralo de nuevo con la manga pastelera con otra capa de crema de anacardos. Repita la capa de kanten y crema hasta que cada parfait tenga un total de tres capas de cada componente.

Otra alternativa es verter el kanten en una fuente poco honda y refrigerarlo hasta que esté frío. Después, lo puede servir acompañado de crema de anacardos a un lado.

Powered By OneLink