Por qué debe incluir el descanso en la agenda de su próxima reunión

Pruebe estas cinco ideas para que los asistentes se sientan descansados y despiertos

A simple vista, programar la hora de la siesta puede parecer algo totalmente contraproducente en una reunión o convención de éxito. 

Sin embargo, las investigaciones demuestran que es una práctica regeneradora muy poderosa. Una siesta rápida de entre 20 y 30 minutos puede aumentar los niveles de atención, así como la capacidad para retener información y resolver problemas, entre otros beneficios.

Las siestas también mejoran el rendimiento en el trabajo: un estudio de la NASA demostró que un descanso de 40 minutos mejoró el rendimiento de los pilotos y astronautas cansados hasta en un 34 por ciento. Aunque las responsabilidades diarias de muchos “siesteros” en su trabajo no sean de alto riesgo, un buen descanso es un elemento cada vez más importante para muchas grandes empresas y líderes ejecutivos. 

Google, Nike y Zappos, por ejemplo, tienen salas de siesta para sus empleados. En 2017 el libro de la influyente periodista Arianna Huffington, La revolución del sueño: Transforma tu vida, noche tras noche, expone los múltiples beneficios (tanto profesionales como personales) que tiene dormir. 

Y, como más de 1 de cada 3 adultos no duerme lo suficiente, este déficit de sueño se está volviendo un tema importante en algunas reuniones y convenciones. Aquí tiene algunas sencillas ideas para fomentar un momento de descanso para los asistentes:  

Habilite una zona de relajación: El ajetreo y el ritmo acelerado de las grandes reuniones pueden hacer que los ejecutivos muy solicitados necesiten un pequeño respiro. Habilitar un espacio seguro y sin estrés para recargar energías es una forma sencilla de bajar el ritmo. Coloque un difusor de aceites esenciales (lavanda es una buena elección por sus propiedades calmantes) y ponga música relajante para crear el ambiente adecuado.     

Programe pausas para descansar: ¿Cuál es el mejor momento para una siesta? Normalmente, entre las 13:00 h y las 15:00 h, cuando el nivel de azúcar en la sangre empieza a disminuir después del almuerzo. Incluya un descanso opcional (u obligatorio) en la agenda para que los invitados se retiren a sus habitaciones o disfruten en las instalaciones de las opciones no relacionadas con el trabajo.

Comidas y refrigerios para lograr un sueño reparador: Como seguramente habrá invitados que viajen desde otras zonas horarias, es muy posible que sus ritmos circadianos estén descolocados. Ciertas comidas pueden ayudar a reajustar el reloj biológico lo antes posible. El horario de las comidas y refrigerios también es importante; sirva comidas abundantes (pero magras) en el desayuno y el almuerzo, y platos más ligeros por la noche.

Regalos promocionales que ayuden a dormir: A todos nos encanta recibir una buena bolsa de regalos. Ya sea crema de manos perfumada, espray para la almohada, un piyama suave o una mascarilla facial que se pueda poner a enfriar en el refrigerador de la habitación del hotel; cualquier detalle cuidado que le ayude a dormir mejor (tanto por la noche como durante la siesta) hará que el bienestar personal sea tanto un placer como una prioridad.

Tratamientos terapéuticos y meditación: A las personas que tienen mucha energía no les suele gustar dormir la siesta. Pero aún así pueden beneficiarse de un momento de calma. Colocar sillones de masaje o realizar sesiones de yoga en grupo puede hacer que los invitados más nerviosos o más ocupados se tomen unos minutos para ellos. ¡Incluso puede que sus clientes empiecen a decir “ommm” de una forma regular!

Powered By OneLink